ULTIMA HORA

150 Arquitectos americanos en Cuba para restaurar La Habana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El otorgamiento de licencias de cuentapropistas para el sector de la construcción, la libre contratación, la apertura del mercado mayorista, los impuestos moderados y las importaciones a los pequeños empresarios privados; así como el aumento de los salarios mínimos y las pensiones, serían medidas gubernamentales que impulsarían la renovación orgánica de los edificios, no solo de La Habana vieja y la capital; sino también de todo el país.

Más de 150 arquitectos estadounidenses llegaron a La Habana esta semana como parte de los esfuerzos conjuntos con sus homólogos cubanos para restaurar la gloria y grandeza del patrimonio arquitectónico de La Habana Vieja.

Los arquitectos de Estados Unidos provienen del prestigioso Instituto Americano de Arquitectos y su visita a la capital cubana coincide con la celebración de la 47 Conferencia del Comité de Diseño del Instituto a que pertenecen. Con su visita a la centenaria urbe, se pretende aprovechar la pericia arquitectónica de los expertos visitantes, para restaurar algunos de los más bellos e históricos edificios de La Habana que, por falta de mantenimiento y abandono, además de las inclemencias del tiempo, han caído en un lamentable estado de deterioro que, según la UNESCO afecta a dos tercios de los edificios históricos de La Habana.

En Cuba es ilegal ejercer como contratista privado. Las cuadrillas de hombres que generalmente los cubanos contratan para reparar sus viviendas, cuando algún familiar en el extranjero les envía dinero, no tienen licencia para operar ni pagan impuestos.

Tampoco se pueden comprar materiales de construcción libremente en Cuba. Todo tiene que ser a través de permisos, otorgados por el estado, que solo da cupones para comprar pequeñas cantidades de arena y cemento pero que no ofrece nada mas.

Las tiendas en dólares tienen pocos materiales de construcción a la venta y a precios inaccesibles para el noventa por ciento de los cubanos; cuyo salario no supera los 18 dólares al mes.

La centralización de las empresas de construcción, pertenecientes todas al estado, ha devenido en un control excesivo que no permite prosperar el sector de la construcción y por tanto ha dejado en ruinas una ciudad que era considerada la ‘París’ de América Latina.

Con su mezcla de estilo neo clásico, barroco, Art Deco y arquitectura modernista, La Habana Vieja ha sido galardonada como Patrimonio mundial por la UNESCO. El restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha impulsado el interés internacional en el potencial económico de la Habana Vieja y la construcción de hoteles en las ruinas de edificios antiguos. Lo que podría derivar en desalojos de edificios de viviendas para estos propósitos.

Aunque según estimaciones de la propia UNESCO más de un tercio de la Habana Vieja ha sido restaurado gracias a proyectos de cooperación internacional con entidades como el Instituto Americano de Arquitectos, son necesarios cambios legislativos para asegurar la supervivencia de las muchas joyas arquitectónicas que alberga la capital de la ‘Mayor de las Antillas’.

El otorgamiento de licencias de cuentapropistas para el sector de la construcción, la libre contratación, la apertura del mercado mayorista y las importaciones a los pequeños empresarios privados; así como el aumento de los salarios mínimos y las pensiones, serían medidas gubernamentales que impulsarían la renovación orgánica de los edificios, no solo de La Habana vieja y la capital; sino también de todo el país.

Este tipo de medidas que el partido comunista se niega a adoptar en Cuba, también bebficiaría otros sectores de la economía; y ayudarían a elevar el poder adquisitivo de la población, mejorando la calidad de vida de los cubanos residentes en la isla.

Estas medidas forman parte de la Hoja de ruta que propone el Foro por los Derechos y las Libertades como alternativa de gobierno al partido comunista en Cuba.

LiuSantiesteban








¿Qué Opinas?