Bronca en Cuba por la casa de Fidel

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Ubicada al oeste de La Habana, en el municipio Playa, reparto Jaimanitas, exactamente en la calle 232 e/ 222 y 238, está Punto Cero, la manzana de la discordia.
Punto Cero desata el conflicto entre los Castro Soto Del Valle y sus primos del “emporio” Castro Espín, quienes pretenden expulsar a Dalia y su prole de la estratégica propiedad.

Parecía todo bien calculado, para mantener esa amañada apariencia de familia bien llevada y feliz. Salud, fama, dinero, poder, buen clima y excelente humor; pero a menos de tres meses de la muerte de Fidel, la lucha entre los miembros del clan, por ejercer el poder sobre la famosa parcela que por años sirvió de refugio al ex comandante en jefe, se convierte en el principio de una gran telenovela que promete varios capítulos.

Ubicada al oeste de La Habana, en el municipio Playa, reparto Jaimanitas, exactamente en la calle 232 e/ 222 y 238, está Punto Cero, la manzana de la discordia.

“Están haciendo presión para sacar a Dalia de Punto Cero”, asegura uno de los escoltas del finado Comandante en Jefe que, además, agrega sentirse dolido porque ninguno de los guardaespaldas fue invitado al funeral.

“Una falta de respeto, un asunto personal, y para justificar el desalojo le barajan tres justificaciones baratas”, asegura la fuente.

1.- Que van a destruirlo todo para que no quede nada, y nadie más pueda acceder al “último predio” de Fidel Castro.

2.- Que van a convertir Punto Cero en un museo con acceso limitado. Remodelarlo e incluirlo en parte obligada de un circuito exclusivo que se mostrará solo a importantes visitantes.

3.- Que van a mantener la propiedad como residencia temporal para los próximos Jefe de Estado de la isla.
(Pregunta de la edición: Qué opción prefiere usted?)

No sé cual será el desenlace de esta truculenta historia. Pero lo que sí conozco, es que, por resolución, el inmueble que usan y disfrutan los máximos dirigentes no aparecen inscritos en el Registro de la Propiedad porque son parte del “Fondo de Viviendas Vinculadas y Medios Básicos del Consejo de Estado” y no se pueden heredar.

La disposición, es que las viudas abandonen la propiedad donde vivieron con el dirigente político. Tal fueron los casos de las esposas de José Alberto “Pepín” Naranjo y de Carlos Rafael Rodríguez, por citar dos ejemplos, ya fallecidos.

Pero claro, siempre existe una excepción, yo conozco una, en la que “la dirección del país”, entiéndase Raúl Castro, por interés personal, afecto y cariño, autorizó, bajo el incontrovertible poder de…”me da la gana”, a pasar un inmueble del régimen “Medio Básico” a “Propiedad Personal”.

“Dalia puede transitar por los más variados epítetos; pero fue la mujer de Fidel y se dedicó a ese hombre. Si la enfrentan, te aseguro que veremos soltar la lengua a más de un Castro Soto del Valle”, acota y afirma una de las tantas ex nueras del difunto comandante.

Juan Juan Almeida
(The Insider)
Martí Noticias

Comentarios