ULTIMA HORA

Canje y Sacudidas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Por Leyser Ley Martínez.

Sería cualquier día de 1993, o 1994, a menudo abría el closet, buscando de que podía prescindir, ya sea ropa o zapatos, algo que ya le hubiera dado tremendo queme, que me hayan traído o mandado de la yuma, cualquier cosa servía.

Era cuestión de llegar a pobladitos cercanos a la ciudad (10 o 12 kms) distancia “bicicletable”, a Jicotea, o a 9 de abril, Santo Tomás, Ruspoli…Negociar el “canje” con los guajiros locales y regresar a casa, con una banda de puerco, o un pernil, viandas, arroz, dando un pedal feroz bajo un sol de igual pauta.

Un par de viejas y sicotúas zapatillas Cobra o Fila, un polovito gasta’o Ocean Pacific o Dunlop, calmaban la apetencia por par de semanas, y así el closet o el escaparate, la espera y la agonía, se sacudían un poco.




¿Qué Opinas?