Carlos y Camila en La Habana Vieja comiendo churros


La cara de Camila en la Habana vieja es un poema! Mientras Eusebio Leal le enseña un perro de la ciudad, la Duquesa hace una mueca con la cara.

carlos y camila en la habana vieja
El Príncipe Carlos y la duquesa Camila recorrieron la Habana Vieja acompañados por el historiador de la ciudad Eusebio Leal.

Durante el paseo por el casco histórico de la ciudad los miembros de la casa real británica estuvieron junto al embajador de Reino Unido en Cuba. Algunos miembros de la delegación real se quejaron de que los teléfonos no tenían señal.

No se sabe si porque ETECSA estaba cumpliendo órdenes de Raúl o Canel, o porque se congestionaron las atrasadas líneas del monopolio de las comunicaciones en la isla.



A Carlos se le pudo ver luciendo un traje gris claro y a Camila, que trató de contener los efectos del sol portando una sombrilla, con un vestido azul cielo.
El heredero de la corona británica también se detuvo, con pose golosa, ante un puesto de churros. A pesar de que le brindaron para que comiera, cuentan que su escolta no se lo permitió.Sin embargo a Camila si la dejaron comer según cuenta una fuente a Todo el mundo habla, que pidió que la dejaran en el anonimato.

El príncipe y la Duquesa luego de los churros y los perros, desvelaron una estatua de Shakespeare en el corazón del casco histórico de la ciudad. Así quedó inaugurada la primera estatua del famoso escritor británico en Cuba.

Comentarios