ULTIMA HORA

Carta abierta a los mercenarios del G2

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Por Andrés Barça.
A ver si me hago entender. 1/08/2015.
“Cuentas claras, conservan amistades”, oí decir de niño. Después escuché que además de “conservar amistades”, las “cuentas claras” también “conservaban los dientes”, por lo que pasó a ser razonablemente amenazante, lo de no “ser claros”.
A mis 37 años, lo hago, producto de una cierta tendencia malidiciente aI continuismo, a la inercia. Uno más de los “arraigos fantasmas” que también dejaré en esa dimensión de olvido, en la que solté un montón, que ya no recuerdo.
Pero no hoy.




La mayoría de los que etiquetaré en este escrito, no me conocen personalmente. En algunos casos hemos mantenido un contacto virtual, casi a diario durante un par de años, e incluso más, con otros, un poco menos, y en un alarde de civismo, tan inusual entre cubanos, nunca preguntaron, ni preguntan, por qué (o para qué), soy contrario a la Dictadura, lo ENTIENDEN.
Así que esto no es (especialmente) para ellos. Es (esencialmente), para aquellos que se preguntan, desde la superficialidad de sus conceptos…¿Y qué gana este?
Empiezo:
No pertenezco a ninguna sigla, tampoco a ningún “ismo”. Hace tiempo que expliqué por qué no era “tolerante” y sí, Respetuoso.
Eso debería bastar, pero añado (para los Trolls educados con maestros Emergentes) que el no pertenecer, no me hace enemigo de los Grupos y Partidos Opositores en Cuba. Esas mujeres y hombres marginados, apaleados y humillados, encarcelados y asesinados, por la Dictadura represiva y endogámica que asola Cuba hace 56 años, tienen todo mi Respeto y mi apoyo.
No soy Infoactivista.
En estos últimos años he conocido a Infoactivistas, que me enseñaron lo que significaba serlo, no con un link redirigido a la página web de la RAE (que, punto y aparte, no pude encontrar), sino con el trabajo diario, sin pausa, con información verídica, sin florituras, ni demagogias.
Sería muy irrespetuoso denominarme (o incluso peor, dejarme denominar, por la cínica aceptación de la denominación), como tal.
No soy periodista.
Soy infinitamente más indeseable para ustedes. Sí, ustedes que desprecian la diversidad de pensamientos y a la prensa, encuentran en personas como yo, la confluencia de todos los males que los pueden despojar de su aureola revolucionaria, dejando a la intemperie a los “golpistas” latinoamericanos más vulgares y manipuladores, del siglo XX.
Soy un ciudadano libre, que piensa y quiere saber, lo que Uds quieren esconder. Una persona que vive su vida sin directrices que vienen ” de arriba”, que no agita banderitas en desfiles obligatorios, ni asiste a reuniones de “rendición de cuentas”, porque no reconozco a unos verdugos que ostentan el poder legislativo, como un Gobierno Legítimo.




No trabajo para la C.I.A. ni para ninguna “Nación Imperialista”. Nadie patrocina MIS palabras.
Y en el caso que alguien me pagara por publicaciones escritas, o exposiciones fotográficas, estaría cobrando POR MIS Ideas, POR MI Arte, no tengo vocación de monje copista.
Soy Escritor y Fotógrafo.
El término “Escrisualizar” fue el único que me resultó coherente para describir mi manera de ver la vida, la propia y la que me rodea.
Como no existía la terminología, seguí la enseñanza de mi madre, y me lo inventé.
Escrisualizar: adj. Es la acción de escribir con imágenes y de crear imágenes, que narren historias.
Un concepto tan original como una lagartija, tan individual como la misma lagartija, tan común, como todas las lagartijas.
No tengo dinero.
Esa, y no otra, es la razón por la que no participé en “La Novela de Facebook”, ni podré estar en la Segunda Edición del Festival de la Literatura y el Arte Independiente de Miami (VISTA), ni ir a USA, por ahora.
Así que tampoco se llenen la boca de oraciones aprendidas para decir que soy un “mercenario al servicio del imperio”, al menos no sin pensar, si tal definición se ajusta más a la realidad de ustedes, que a la mía.
Les recuerdo, Trolls educados con maestros Emergentes, que la Cuba actual, la que ustedes defienden por unos “megas de más”, el Neocastrismo, saquea los recursos naturales de países “amigos”, los llena de tropas y espías, impone leyes y confecciona los pasaportes y Carnets de Identidad ( con chip de rastreo incluido) de sus ciudadanos, y luego, pacta con el “enemigo capitalista”, dejando al amigo ( Venezuela, por si se pierden) desorientado y en la ruina, pero bien atado, y manso, que el petróleo tiene que seguir fluyendo.




Ustedes vieron con sus propios ojos las banderas cubanas ardiendo en Venezuela, y las pancartas de “Cuba go home”, (mi primo no se enteró, pero Uds sí)
El hecho concreto es que hace años soy “ILEGAL” en España. Bajo ese estatus migratorio, todos saben (o quizás no) cuáles son las condiciones bajo las que un ser humano puede darle forma a su vida y las oportunidades (nulas, por si no lo sabían) de conseguir un trabajo.
9 años y siete meses.
Es el tiempo que ha pasado sin ver a mi madre, pagando tributo diario a los dioses Nostalgia y Añoranza, por ser consecuente con mis principios y valores, o sea, por ser libre.
Un tributo justo, porque DECIDÍ pagarlo, aún en su exceso.
Déjense de pasquines y slogans, de discursos otoñales y chantajes emocionales.
No salí de Cuba como un “emigrante económico” (las categorías, para los Trolls educados con maestros Emergentes, son: Emigrante, Refugiado y Exiliado…lo de “emigrante económico” es otra falacia lingüística para justificar la Dictadura…los balseros son consecuencias del Embargo, no del horror de vivír subyugados y oprimidos por una Junta Militar desde 1959…ese es el fondo del mezquino concepto “emigrante económico”).
Tampoco salí como disidente, aunque estaba, y estoy, “fichado”, por el omnipresente G2. Fui detenido, interrogado, amenazado, vigilado y presionado. Me retuvieron el pasaporte y la extinta “Carta Blanca”, durante los dos primeros meses de otorgada mi visa a España (la visa era por 3 meses).




No obtuvieron las respuestas desesperadas que esperaban de mi parte, no jugué su juego bizarro de angustias y miedos, y me dejaron ir.
Dejé Cuba como alguien consciente de su falta de información, o sea, de su profunda ignorancia, de los corruptos de día y noche, de la prostitución Institucional, de la podredumbre que se siente bajo los talones a cada paso, amenazando con ceder en el próximo y engullirte en su degeneración verde-olivo de delaciones, sumisión, mediocridad, y violencia.
Consciente de la realidad que no esconden las luces de neón en la desvencijada Habana, ni el maquillaje chillón de los alcohólicos encantos de la “Ex Perla del Caribe”, ni la esperanza (increíblemente) televisada, de una Cuba, sólo era real desde la garganta hasta el final del bigote, eternamente negro, del presentador del noticiero (engullido mucho tiempo atrás por la degeneración verde-olivo, y por eso, eterno él mismo).
No me envíen solicitudes de amistad en Facebook, con nombres falsos y fotos de chicas en biquini mínimo. No busco “aventuras por webcam”, ni flirteo en chats, ni adulación femenina. Vivo con la mujer a la que amo, hace 8 años y es recíproco.
No intenten “cumplir sus cuotas mensuales” con MI tiempo.
No me interesa la cantidad de “Followers” que pueda llegar a tener en Facebook o Twitter. Lo que escribo, las imágenes que mandan a mi dedo a obturar mi cámara, es producto de la necesidad de expresar mis filias y fobias, mis ideas y conceptos, para entender lo que he vivido y vivo,..para ser, quien sé que soy.
Un ejemplo (para los Trolls educados con maestros Emergentes):
Hace casi tres años se me rompieron los espejuelos. Soy hipermétrope, o sea, no veo de cerca. Pero no era un (gran) problema, porque tenía computadora. Luego se rompió la computadora y me regalaron un Sony Xperia U (ya conocerán las prestaciones y tamaño de dicho teléfono).




Desde el Xperia U, he escrito todos los “A ver si me hago entender”, como este mismo, los cuentos que han sido publicados en Neo Club Press, las Conversaciones (en silla vacía), los twitts, etc.
Después de tres años sin espejuelos, y de esos, al menos uno y medio escribiendo y leyendo en el teléfono, los brazos ya no se estiran más para alejar el celular y poder ver.
Por eso no escribo tanto como desearía, ni publico fotos de mi autoría, y (finalmente) me descargué Twitter.
Mensajes cortos que no me queman (tan rápido) la vista y a la misma vez, un reto creativo de 140 caracteres.
Algunos (¡cómo no!) se estarán preguntando…¿Este no fue el que colgó una foto donde decía que se había operado la nariz? ¿Y ahora dice que no tiene papeles, ni dinero?
Es así, efectivamente. Fui yo.
Desde Octubre del año pasado (y con 12 meses de funcionalidad), me otorgaron una Tarjeta Sanitaria para “Personas sin Recursos”, un equivalente al concepto de “homeless”, pero con algunas diferencias.
Esa Tarjeta me dió la oportunidad de visitar un médico de la Seguridad Social (Público=Gratis), que al ver mi tabique con doble fractura y cicatrices varias producto de golpes, pelotazos de poli, accidentes en bicicleta (allá por los no tan lejanos años 90); y como sangraba al mínimo soplido por un triste catarro, decidió mandarme a un Otorrino y este último, tomó la decisión de hacerme una cirugía.
Gratis. En un Hospital Púbico.
No tuve suerte, tenía el tabique destrozado. De otra forma, nunca hubiera llegado al quirófano.
Borren de sus cerebros la idea de “sociolismo” o “guara”. Los “ILEGALES”, no tenemos de eso.
También estarán pensando (¡cómo no!), que detrás de estas letras se esconde alguna petición, súplica o deseo personal.
No quiero, ni pido nada de lo que USTEDES, Trolls educados con maestros Emergentes, o sus amigos de memoria corta y residencia en el extranjero, o los también amigos con el raciocinio cercernado por propaganda o resentimientos, o los capitalistas de “asere, que bolá”, que aprendieron tan bien el valor del capital, como las peores artes para atesorarlo, pueden llegar a ver como mis “necesidades” (ni computadora, ni un teléfono más grande, ni espejuelos, ni un crowdfunding con título “apadrina a patriota sin papeles”, ni una visa fiancé, ni que me publiquen).
Para que me entiendan usaré conceptos que les resulten conocidos…para “tirarme un salve” (traducción para neófitos: ayuda económica) en estos momentos, cuento con mi familia. Para tener una vida próspera, cuando este momento acabe (que será pronto), cuento conmigo y con los que creen en mi talento.
Si después de leer este texto, vienen a sus cabezas frases del tipo: “Pobrecito” o “Que lástima”…no han entendido nada.
CÉNTRENSE.
Ya lo dije al inicio, este texto es para “aclarar cuentas”.
¿Me he expresado claramente?
Me gusta
Compartir
Comentar
A Liu Santiesteban y 28 personas más les gusta esto.

¿Qué Opinas?