ULTIMA HORA

Cosas de la abuelita.

En dos páginas (cuatro caras) el periodista Luis Báez nos trae la historia del viaje del dictador a EEUU en los primeros meses de la “Revolución”. Es revelador este artículo, de manera que voy a extenderme un poco en la disección del susodicho.
El título que aparece en primera plana de la abuelita captura el culto a la personalidad imperante y del cual se preciaba la dirigencia de la dictadura en criticar y ejemplificarse como exentos de ese mal inherente a las dictaduras, ya sean de una u otra mano: “Perdóneme, pero quien maneja las cosas de Cuba soy yo” encabeza la abuelita en la portada con evidente segunda intención.
En el tercer párrafo nos cuenta el articulista, porque si nos atenemos a la historia de primera mano de la periodista Katiuska Blanco en el libro “Todo el tiempo de los cedros” es un cuento, que 4 años antes “…cuando, como revolucionario sin un centavo en los bolsillos, había solicitado a las comunidades cubanas contribuciones en metálico para financiar la prometida guerra necesaria. …”, en una evidente intención de hacer analogía con Martí, cosa esta que la propia Katiuska desbarata en el libro de su autoría y cito a la Blanco: “…primero Raúl y luego Fidel marcharon a México, casi de inmediato, tras la amnistía, a mediados de 1955…”, pág. 347, y más adelante: “…Raúl se asiló en la embajada de México y partió hacia el país azteca…” punto y aparte y continúa “…Unas semanas más tarde viajó Fidel, el 7 de julio…” pág. 348. Sobre la calamidad económica me refiero al mismo libro de la Blanco: “…Durante la sobremesa, don Ángel hablaba de los muchachos. Estaba preocupado porque no sabía si les había llegado el giro de cien pesos que les había enviado. …” pág. 350. Aquí la autora Blanco sitúa la conjetura del padre de los Castro en un período de finales de 1955, septiembre u octubre. Por la lectura del libro, es evidente que el padre de los Castro les enviaba dinero periódicamente.
Al parecer por la edad del periodista, se contradice de manera evidente, dejando a las claras la actitud poco consecuente del dictador, actitud esta mantenida a través de los años veamos; “…Fidel rehúsa contestar preguntas de contenido político. – No quiero ser descortés con la Sociedad de Editores de Periódicos que me ha invitado. No debo celebrar ninguna conferencia de prensa antes del viernes…” Y avanzando en el artículo encontramos “…En la primera actividad del jueves Fidel concede una breve entrevista a una radio local…”; sobran las palabras.
Fidel escapa de la residencia de la embajada y entra al parecer casualmente en un restaurante de comida china. Desde allí, también casualmente, se transmite un programa conducido por Steve Allison de la estación WWDC. Y nos cuenta Báez como el locutor se anota una exclusiva al obtener una entrevista de Fidel, agregaría yo, casualmente. Caramba, llovía a torrentes casualidad esa semana en Nueva York.
Solo puedo achacar a Báez la pifia en la redacción de estas líneas del artículo: “Asiste a una reunión del Council of Foreign Affaire, institución formada por expertos en asuntos internacionales y cuestiones económicas y diplomáticas y hombres de negocio. …”; tenemos para hacer un dulce de “y”, las comas también existen Báez.
La tónica del artículo, manifiesta desde ese entonces el evidente deseo del dictador de alimentar su súper ego y autosuficiencia rodeándose de personas que le aclaman y le alaban, evitando aquellas que cuestionan su proceder en el poder o sus intenciones futuras. El viaje en sí, fue un acto de exhibicionismo, no fue un viaje protocolar ni tampoco primó la modestia, no, es de punta a rabo lo que siempre ha sido el dictador, un amante de la publicidad y un populista. Recordando las tantas veces que lo mostraba la televisión en medio de personas, hablando sobre asuntos que ni resolvía ni iba a resolver, algunas veces tiraba de su particular facultad dictatorial y regalaba a diestra y siniestra pero todo ha sido no más que eso, pura publicidad barata y populismo del malo.
Confiemos que Venezuela no encalle en la situación tan abominable del pueblo cubano y evite años de una dictadura populista y cruel como toda dictadura.

Comentarios