#Cuba: Del perdón y el castigo. Por Liú Santiesteban.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Mansión Dupont, Varadero. Hoy Casa Xanadú, campo de Golf.

Del perdón y el Castigo.
Por Liú Santiesteban.

Uno de los temas que más preocupa a la mayoría de los cubanos, es la ola de demandas que podría desatarse con la democratización de Cuba.

Las propiedades confiscadas arbitrariamente desde 1959 en adelante, podrían ser tema de litigio en cada tribunal del país. A la vez.

Los abogados, por cierto, empezarían a estar muy bien cotizados en una Cuba en proceso de Democratización.

Cualquier cubano residente en la isla podría ser demandado por el propietario de su actual vivienda y un Juez tendría que decidir, de acuerdo a la ley vigente, quién o quiénes saldrán indemnizados y de qué forma.

¿Qué dice la ley cubana en este asunto?
¿Habría que crear una o modificar la existente?
Hace un par de semanas escribí a Cubalex con esta pregunta pero aun no recibo respuesta.

Es sabido que todas las grandes propiedades, de compañías millonarias y de personas físicas que a partir de 1959 fueron confiscadas por el Partido Comunista de Cuba y su “gobierno”; están en manos del mismo Partido Comunista de Cuba, Las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Consejo de Estado, La Asamblea Nacional del Poder Popular y los distintos Ministerios, sus dirigentes y súbditos.

Entonces una gran mayoría de esos litigios serán contra el Estado cubano y sus más altos mandatarios. Demandados en los juzgados por los descendientes de aquellos que fueron despojados de todo.

En estos procesos sólo la ley vigente tendrá que dictar sentencia, y decidir si las propiedades fueron expropiadas de acuerdo a la ley vigente de la época.
Al margen de los vínculos que los involucrados tengan con el Partido Comunista o cualquier otro partido de antes o después de 1959; como el gobierno de Batista o partidos de oposición a los Castro.

Otra cosa es que alguna de las partes haya cometido un delito, que no haya prescrito. En cuyo caso deberá ser acusado por ello, por las víctimas o la Fiscalía General de la República,  que deberá demandar tanto a gobernantes y militares como a expropiados, opositores, luchadores, activistas, o ciudadanos de a pie, al margen del litigio inmobiliario.

En ese caso de los inmuebles deberán demandarse unos a otros para que los infractores cumplan y los agraviados sean debidamente indemnizados, con la devolución de la propiedad o con dinero de quién sea culpable; el Estado cubano en muchos casos, lo cuál podría ser otra de las causas por las que la “revolución” no quiera la Democracia directa para Cuba.

Ya sea en temas inmobiliarios o políticos, Cuba tiene que mirarse en el espejo de “la madre patria” que eligió esconder a los culpables después de la dictadura, eligieron el perdón sin justicia y hoy el pueblo español, ascendiente del pueblo cubano, está pagando un alto precio: la corrupción que salpica a todos los niveles del Estado y casi todos los partidos políticos.

Los cubanos tenemos que hacer justicia y que sean la ley y los jueces quienes digan si se han cometido o no delitos y las penas que se deben pagar por ellos o no. Esa es solo una de las batallas que habrá que luchar en una Cuba democrática.

Será una amarga batalla para quienes hayan cometido el mal contra cualquier persona física o jurídica; pero será una experiencia liberadora para las víctimas y también escarmentadora para la sociedad. Que necesita que le recordemos los conceptos del bien y del mal porque; desde hace tres décadas en Cuba todo lo normal es delito y todos los delitos son normales.

Las agresiones realizadas, tanto en cárceles como actos de repudio, también serán motivos de demandas y tema para otro post.

Comentarios

3 Responses

  1. Jorge Ros 4 años ago
  2. Liú Santiesteban 4 años ago
  3. Liú Santiesteban 4 años ago