Cuba: El tinglado que da dinero… a unos pocos. Por Zoé Valdés

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

(…) el negocio de Cuba ya no es únicamente el castrismo, ahora también, una cierta oposición se va enriqueciendo con ella, y sin hacer nada. Como es el caso de Yoani Sánchez, a quien un periódico español entrevistaba creyéndole las guayabas de que vive perseguida y espiada el día entero, cuando en ese mismo momento la policía castrista, las brigadas paramilitares, asaltaban la casa de Sarah Martha Fonseca Quevedo, la molían a palos, a ella y al marido, los detenían y torturaban, así como a los negros Antúnez (15 años de cárcel cumplidos) y a su mujer Iris Tamara Pérez Aguilera, a la que sí han torturado y molido a palos en múltiples ocasiones. ¿Se molestó Yoani Sánchez en mencionar estos nombres en su entrevista? No. Yoani Sánchez se ha buscado un producto que vender: ella misma, la única opositora en todo el panorama. Y no es la única, pero es la que más se ve, las que se nota, porque es la que más gana y menos hace. Se me está pareciendo al caso Ingrid Betancourt, no era la única ni la que más tiempo llevaba secuestrada por las FARC, pero a la izquierda y a los medios les entró el caprichito por ella. Y así va la cosa. Y a los periodistas, al parecer, sólo les interesa los premios que ha ganado, el dinero que ha recaudado con esos premios y con sus colaboraciones en periódicos extranjeros, y a los demás que se los coma el león y los parta un rayo. ¿Se trata de la libertad de Cuba? No, siempre existirá un producto de marketing mucho más vendedor que esa majadería de los cubanos de a pie.

Leer el artículo completo en El Economista.

Comentarios