De la moralina y de la falta de educación civil del cubano.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Empezaré por lo segundo. Cada día entran algunos tontos en este blog a desearme la muerte, a cagarse en mi madre muerta, a insultarme y a burlarse de mi físico, dicen que soy gorda, calva, vieja, puta, tortillera (todas las mujeres lo son), traidora, maricona (con lo que me gusta a mí ser maricona), espía y castrista, y así, infinitamente, ¿por qué? Porque hago mi trabajo de escritora: tengo opiniones y las escribo. Yo no soy una bloguera políticamente correcta. No, yo soy escritora, con la carga vitriólica que eso conlleva, y creo que bastante amable y equilibrada soy con mis dosis de vitriolo.

En el Blog de Zoé Valdés.

Comentarios