“En las manos de los ciudadanos y su manifestación está el poder del cambio” Por Ana Olema

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Por Ana Olema
¿Por qué necesitamos un plan? Porque es la planeación la manera crucial a través de la cuál las campañas y las acciones se mantienen organizadas, compactas. Moviendónos en una serie de elementos claves de la estrategia y táctica para desarrollarnos en cada nivel, o sea desde la “estrategia maestra” hasta “las tácticas individuales”.¿Cómo vamos a ganar la lucha?



Bueno, montando movimientos hasta las elecciones. Lanzando campañas que sean negativas para el adversario y positiva para la oposición. Y trabajando por el derecho inclusivo del voto para las elecciones libres y competitivas, llegado ese momento, votar.

El siguiente paso es prepararse para un fraude en las elecciones, debemos estar más que listo para eso, y la manera de afrontarlo, una vez más es la calle. Muchos no, pero unos cuantos, estamos confiados de que la transformación vital se genera desde la desobediencia civil.Y la desobediencia no es vano, ni superflua, tiene un fin claro que es la toma del gobierno de manera no violenta. Para que esa toma no violenta se sostenga necesitaremos aliados claves, puntuales que van desde las alianzas estratégicas entre grupos de discidencias, y ONGs que permitan movilizar y reclutar jóvenes, hasta la conformación de grupos solidarios en el exterior, y por supuesto, el exilio activo. Sería un momento de permanecer a la ofensiva, creo que es es uno de los grandes pasos, cuando pasamos a la ofensiva.

Pero regreso atrás, a donde se trabaja desde la “estrategia maestra” hasta “las tácticas individuales”. Lo que sucede en Santa Rita desde siempre, hace años, es uno de los trabajos más poderosos de lucha no violenta; el posicionamiento de ‪#‎TodosMarchamos‬ por 21 domingos consecutivos luego de la “normalazación” está siendo un llamado maduro de que es el momento de hacer crecer ese método de lucha puesto que el terreno está más que listo. Llevamos más de tres décadas de movimiento pacífico con el mismo brío de los que escogieron métodologías de otra época (somos una sola resistencia desde 1959 hasta la actualidad). Pero ahí está, y tenemos un legado sobre el cuál constituirnos.

Les escribí ese “preview” como quien muestra un trailer para que entiendan, perciban, la importancia de estos sucesos. Un momento en donde se está apostando porque en las manos de los ciudadanos, y su manifestación, está el poder del cambio. Es un terreno que parece pírrico, que no se mueve, sin embargo no es cierto. La constancia, la perseverancia, y la afluencia en escalada es algo que el régimen no está acostumbrado. Yo apuesto por esto. Sin excluir otras acciones que se den simultáneas porque creo que no se contraponen las iniciativas, necesariamentes. Sin embargo, tener a #TodosMarchamos como una centrífuga que se nutre de la energía conjunta de muchas estrategias llevaría al colapso nervioso de un tejido social que adormese.

No es cuentión ya de “personas” pues si por eso fuera no escribiría estas cosas, ni se trata de anécdotas humanas de errores en la virtud o defecto del ser, con humanos y para humanos trabajamos, y si fuera por eso tampoco escribiría esto, meditaría, apostaría, trabajaría… porque también he sido víctima de vilezas, bajas pasiones y demás agravios. Más no es tiempo de infatilismo, y si otros lo son, no te quejes… no lo seas tú. Es tiempo de estar a la altura de los acontecimientos.

Las Damas han estado marchando por largos años, desmostrando cómo se le gana territorio político a una dictadura, y Todos Marchamos ha sido el momento justo en dònde la dignidad de los individuos que estamos conectados a esa tierra “Cuba” nos fue devuelta; puesto de nuevo en nuestras manos la capacidad, inherente, de dirigir nuestra vida.

Hay muchas cosas que se pueden hacer entorno a esta magnifica explanada de lucha no violenta. Por ejemplo, pensar en generar convocatoria para que los pedidos primarios planteados en el Foro por Las Libertades sean concedidos, comenzando por la Ley de Amnistía. Hay que preparar el terreno para las elecciones libres, la consulta popular y la exigencia del voto exterior (estamos afectados) y no darle paso a esa consulta falsa que ellos van intentar realizar: estar vigilantes. Prepararnos para la respuesta a esas elecciones fraudulentas que, invetiblemente, se sufren en estos procesos. Hay que ganar adeptos, expandir la audiencia, conformar aliados potenciales (esto es en lo que más se falla por diversas razonez de diferentes naturalezas) y construir audiencias internacionales. El punto está en que estas articulaciones se muevan de manera simultánea en el tiempo.

Y no olvidar que la pelea es dentro de la Isla, no hay dudas de eso, hasta Gene Sharp lo dijo, que los de afuera no teníamos mucho que hacer. Pero ahí discrepo un poco, aunque sé que es realista el análisis, y discrepo porque a los que no estamos dentro del territorio físico también se nos violan nuestras libertades, como el voto, la ciudadanía múltiple, el control y la vigilancia, la falta de justicia social por nuestros muertos, la no indenización de nuestras propiedades, la prohibición de inversión, y más. O sea, no estamos exceptos de tales véjames. Y a los que visitan la Isla se les limita la libertad expresión y pueden quedar sin amparo legal de decir o hacer algo (aunque sea pacíficamente) que ellos no consideren correcto. Entonces, el problema del adentro no es una cosa muy lejana para el de afuera, aunque quizás el daño se sienta de una manera más indirecta. SIn embargo, la batalla es dentro. No obstante, esta ruta trazada tiene muchos elementos, y algunos de ellos, por ser nosotros una especie de “drones” pues tenemos lo que los drones tienen: la capacidad de operar efectivamente desde la distancia. Solo hay que encontrar el target correcto.

Esto no es algo que los cubiches estamos inventando, esto ya está inventado y comprobado. Hay un plan y una estrategia. Camina con nosotros #TodosMarchamos

Comentarios