Exilios

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Perteneces a una generación de intelectuales y artistas cubanos que en los 70 se reunían por las noches para hacer tertulia en el Parque de Calzada y K, frente a la Funeraria Rivero. Ocurrió el éxodo del Mariel y desde hace más de 30 años la mayoría de ellos están dispersos por el mundo, algunos terminaron sus vidas en tierras ajenas, olvidados o reconocidos, pero sin poder regresar a Cuba. ¿No crees que posean algo en común con los exilados republicanos de tu investigación?
“Los republicanos españoles que ante la ofensiva final de las tropas franquistas tuvieron que marchar al extranjero para salvar la vida y nuestros amigos del parque de la funeraria de Calzada que, por estar en total desacuerdo con el sistema comunista, decidieron marcharse de Cuba, por supuesto que pueden ser considerados igualmente exiliados.
El exiliado es un emigrante por motivos políticos, aunque también pudiera ser por razones de persecución religiosa o tribal. Lo que debe quedar bien delimitado es el exilio y la emigración económica, que son dos fenómenos demográficos muy diferentes. Ahora bien, como muchas veces las comparaciones entre circunstancias, naciones y épocas distintas no son válidas y cada una de ellas posee sus características propias, no creo acertada esta comparación en lo que respecta a las condiciones del punto de partida; pero sí en lo que respecta al desarraigo, al sentimiento de derrota, a la pérdida de la tierra natal y sus elementos: familia, amigos, objetos personales.
El exiliado añora el regreso y se angustia por la realidad política que dejó atrás y sueña con que cambie y ve pasar los años en el extranjero con un profundo desaliento. Así lo sufrieron muchos españoles durante su exilio en México, en Buenos Aires o en Cuba, mientras esperaban el cambio democrático en España. E igual situación han sufrido (y aún sufren) muchos cubanos en Miami, en Madrid o en Puerto Rico. La esencia de su espera es la misma”.
Jorge Domingo Cuadriello reside en La Habana, la entrevista en El Nuevo Herald.

Comentarios

2 Responses

  1. Mickey 8 años ago