Fábula de la Diosa y el Tosco


Por Enrique del Risco en su blog Enrisco.
La denuncia de Dianelys Alfonso Cartaya, cantante conocida como La Diosa, de los maltratosfísicos continuados que sufriera a manos de Jose Luis Cortés, músico conocido como “El Tosco”, ha servido para que el machismo cubano se muestre en todo su esplendor.

Acusan a José Luis Cortés el Tosco de años de violación

No por la denuncia en sí que, aunque perfectamente creíble, se limita al acusado.

Ha sido la reacción más o menos unánime del estamento artístico cubano y de buena parte de la sociedad lo que muestra el funcionamiento de ese sistema perverso de abuso que por comodidad llamamos machismo.

Hija de Silvio Rodríguez denuncia abusos sexuales que sufrió de un poderoso

De un lado están las voces de amigos músicos del artista que han salido a defenderlo. Sus argumentos son básicamente dos: José Luis Cortés es un gran músico; Dianelys Alfonso Cartaya no lo es.

Aparte de la nula pertinencia que tienen las virtudes musicales de alguien para exculparlo de una acusación de maltrato físico (piénsese en Ike Turner, tan gran músico como maltratador) la defensa consiste en reforzar la base que sostiene y alimenta tal abuso: insistir en la pequeñez de la víctima y en la grandeza del victimario.

No menos preocupante es el obstinado silencio del resto de la sociedad empezando por el estamento musical y terminando por instituciones y personalidades que justifican su existencia en la lucha por la igualdad de género.

Directora de ETECSA ataca a Yoani Sánchez en vez de atender quejas de clientes

A cualquiera que, para poner en duda la acusación de Dianelys, pregunte ¿Por qué ahora y no antes? bastaría con responderle: porque incluso ahora una acusación de ese tipo en Cuba parece demasiado prematura.

Porque después de años de campañas en todo el mundo contra abusos bastante menos graves que los que describe Dianelys Alfonso Cartaya la mayor parte de la sociedad cubana prefiere ignorar esta oportunidad única de enfrentar y debatir un tema tan vital como el abuso doméstico.

Rosa María dedica premio a promotores de Cuba Decide y a los prisioneros políticos cubanos

Aunque parezca que todos los ciudadanos cubanos carecen de los mismos derechos casos como el de Dianelys recuerdan que allí donde impera el abuso las mujeres suelen encontrarse en un grado mucho mayor de indefensión.

Si hay algo que la fábula del Tosco y la Diosa viene a confirmarnos es que incluso a la hora de sufrir la injusticia unas son menos iguales que otros.

Comentarios