Fin de la política “pies secos pies mojados”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El gobierno de Barack Obama puso fin a la política de “pies secos, pies mojados” que otorga estatus de residencia legal a los cubanos que arriban a Estados Unidos sin visas.
Eso de acuerdo con un alto funcionario del gobierno, que dijo que el cambio de política entrará en vigor de inmediato, según publicó hoy el Washington Post.

 La decisión llega tras meses de negociaciones enfocadas en parte a que Cuba permita el regreso de quienes sean rechazados por Estados Unidos.
El gobierno estadounidense y el cubano tenían planeado emitir un comunicado conjunto más tarde el jueves. El funcionario pidió preservar el anonimato porque el cambio no ha sido anunciado oficialmente.
Dijo también que los cubanos no dieron ninguna garantía sobre el tratamiento que recibirán los que sean deportados de nuevo a la isla, pero indicó que la solicitud de asilo político sigue siendo una opción para los que teman sufrir persecución si regresan.
El presidente electo Donald Trump ha adoptado una posición más estricta en lo que respecta a las relaciones de Estados Unidos con Cuba, y podría revertir el cambio una vez que asuma el puesto.
La política “pies secos, pies mojados” fue implementada en 1995 por el presidente Bill Clinton como una revisión de una política migratoria más liberal. Hasta entonces, a los cubanos que eran capturados en el mar mientras intentaban llegar a Estados Unidos se les permitía quedarse en el país y podían obtener la residencia legal después de un año.

La acción ejecutiva de Obama también elimina el programa que acogía a los médicos cubanos que desertaban de las misiones internacionales, implementado por el presidente George W. Bush y conocido como Cuban Medical Professional Parole (CMPP).
El gobierno cubano se ha quejado amargamente en el pasado de los privilegios de inmigración, alegando que alientan a los cubanos a lanzarse a peligrosos viajes y además drena el país de profesionales. Pero esos privilegios han sido también una válvula de escape para el gobierno unipartidista de la isla, que ha permitido que los cubanos insatisfechos busquen otras oportunidades de vida fuera del país y se conviertan en fuentes de apoyo financiero para sus familiares.
Las relaciones entre Washington y La Habana estuvieron congeladas en medio de la Guerra Fría durante varios decenios, pero Obama y el gobernante cubano Raúl Castro restablecieron las relaciones diplomáticas y abrieron embajadas en sus capitales en el 2015. Obama visitó La Habana en marzo pasado.
Funcionarios estadounidenses y cubanos estaban reunidos el jueves en Washington para coordinar esfuerzos con el fin de combatir el tráfico humano. Pero el embargo económico estadounidense a la isla se mantienen en pie, al igual que la Ley de Ajuste Cubano, que permite a los cubanos convertirse en residentes permanentes a los 12 meses de llegar legalmente a Estados Unidos.

Comentarios