Humoristas cubanos responden a las críticas publicadas en Granma


El polémico artículo del periódico oficialista Granma donde reprueban el humor en el país, sigue siendo criticado por los comediantes de la isla.

Jóvenes de SNET convocan nueva protesta el sábado 17 de agosto

Marcos García Rodríguez, Iván Camejo y Otto Ortiz son algunos de los que han sumado a las posturas abiertas de Ulises Toirac e, incluso, del director del Centro Promotor del Humor, Kike Quiñones, quienes salieron en defensa de “Vivir del Cuento” y otros espacios en la isla, que según Granma hacen chistes con dirigentes y no con contrarrevolucionarios y macetas.

Ulises Toirac: “Primero han de cambiar los dirigentes que las necesidades del humor”

“Al publicar su artículo, la redacción está haciendo “oficial” una opinión que ataca el trabajo de quienes también combaten lo mal hecho y le aseguro que aunque no le guste, lo hacemos con mejores y más efectivas armas de las que usted puede imaginar. Una opinión como la suya clama por la intolerancia y la falsa moral”, señaló en Facebook García, también conocido como El hijo de Teresa.

Este humorista aclaró que intentó expresar su opinión en la página del medio estatal, pero nunca fue aprobada: “he revisado las respuestas sólo para confirmar lo que ya sabía: que mi comentario no sería publicado. Así pues, aquí la repito de modo más democrático y seguramente más público que el propio Granma”.

20 Cosas que hacer en caso de Maleconazo

En su texto insiste en que el ABC de la comedia es algo creíble y que “otra cosa es que a esos dirigentes que se ven retratados en la televisión les sirva el sayo que se muestra y se sientan aludidos”.



García añadió que no cuenten con él para hacer silencio y “centrarnos en el chiste fácil”.

“Como mismo no acepto trabajar en centros nocturnos donde se hace reír con “el chucho” o con lo que considero de mal gusto, tampoco acepto quedarme callado por no buscarme problemas. Eso es también contribuir a la sociedad”, acotó.



Por su parte, Iván Camejo no criticó directamente lo que se dice en el artículo del Granma, sino “el abordaje en los medios de ciertos temas por personas con un desconocimiento parcial o total de los mismos”.

“En los periódicos, seguimos viendo opiniones (en el mejor de los casos parcializadas, en otras ocasiones verdaderos disparates) sobre deporte, política internacional, música o humor, que poco a poco han convertido la prensa nacional en un bodrio aburrido y rígido donde cada día es más difícil encontrar satisfacción”, especificó Camejo, antiguo director del Centro Promotor del Humor.

A la quiebra productores porcinos por los precios topados de Díaz-Canel

Este humorista aclaró que intentó expresar su opinión en la página del medio estatal, pero nunca fue aprobada: “he revisado las respuestas sólo para confirmar lo que ya sabía: que mi comentario no sería publicado. Así pues, aquí la repito de modo más democrático y seguramente más público que el propio Granma”.

En su texto insiste en que el ABC de la comedia es algo creíble y que “otra cosa es que a esos dirigentes que se ven retratados en la televisión les sirva el sayo que se muestra y se sientan aludidos”.

García añadió que no cuenten con él para hacer silencio y “centrarnos en el chiste fácil”.

El cineasta Eduardo del Llano también respondió


“Como mismo no acepto trabajar en centros nocturnos donde se hace reír con “el chucho” o con lo que considero de mal gusto, tampoco acepto quedarme callado por no buscarme problemas. Eso es también contribuir a la sociedad”, acotó.

Otaola publica amenazas de la Seguridad del estado

Por su parte, Iván Camejo no criticó directamente lo que se dice en el artículo del Granma, sino “el abordaje en los medios de ciertos temas por personas con un desconocimiento parcial o total de los mismos”.

“En los periódicos, seguimos viendo opiniones (en el mejor de los casos parcializadas, en otras ocasiones verdaderos disparates) sobre deporte, política internacional, música o humor, que poco a poco han convertido la prensa nacional en un bodrio aburrido y rígido donde cada día es más difícil encontrar satisfacción”, especificó Camejo, antiguo director del Centro Promotor del Humor.

El escritor y también humorista Jorge Fernández Era afirmó en su texto que en Cuba “ya las restricciones respecto al humor son «de león pa mono»: menos programas humorísticos televisivos y radiofónicos, menos publicaciones, cero grafitis… Por restringir ya no tenemos ni caricaturas de los que gobiernan, una tradición que existió en Cuba desde la colonia”.
Publicado en CiberCuba

Comentarios