La culpa es del Neo-Liberalismo? (Qué es eso?)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La culpa es del Neo-Liberalismo maldito de los 90″ ¿Están Seguros? Veamos. Aquí les tengo los 10 pasos que recetó el Consenso de Washington para ser aplicados en América Latina, véanlos y díganme cuáles fueron aplicados en sus países. Yo ya hice el examen con Guatemala y de 10, aplicamos una sola y dejando privilegios monopolios:
1. Disciplina presupuestaria. Ningún país debe gastar más de lo que le ingresa en impuestos. Guatemala se receta un presupuesto estatal de Q70mil millones pero solo recauda Q41mil millones. Todos los años nos endeudamos Q29 mil millones que tus nietos pagarán.
2. Reordenamiento de las prioridades en el gasto. Ante todo seguridad y justicia. En mi país hay 17 muertes violentas diarias, 1 robo cada 6 minutos, y 100 crímenes 70 quedan impunes. Y con esas cifras solo 2 de cada 100 quetzales que entran en impuestos van a seguridad y justicia.
3. Reforma tributaria: Que pagaran más personas y que todas pagaran menos. En Guatemala solo 2 de cada 10 personas activas en la economía pagan sus impuestos.
4. Liberalización financiera de los tipos de interés: ¿De qué se trataba la ley que de tarjetas de crédito? Ah si de ponerle topes a dichas tasas.
5. Tipo de cambio competitivo.




6. Liberación del comercio internacional y disminución de las barreras arancelarias. Basta con ver la corrupción de “La Linea” para saber la cantidad de aranceles que hay aquí
7. Eliminación de los obstáculos a las inversiones extranjeras directas. Por su inseguridad, Guatemala es descartada por inversionistas que prefieren irse a Costa Rica.
8. Privatización mediante la venta de empresas públicas y monopolios estatales. Si hubo privatizaciones pero ¿Hubo libre competencia? ¿Hicieron accionistas a los empleados?
9. Desregulación de los mercados para que los agentes económicos pudieran participar con más eficacia. Cuantos días cuesta abrir una empresa en Guatemala? Más de 365. ¿En qué puesto está GT en el índice de libertad económica mundial?
10. Protección de la Propiedad Privada. Aquí la propiedad de nadie se protege hay extorsiones hechas por maderos y robos constantes.
Entonces si nos dan un receta y de 10 pasos solo aplicamos uno y lo hacemos mal, no le echemos la culpa a la receta sino examinemos nuestro comportamiento. Pero como en América Latina nadie hizo estos paso a cabalidad, el Socialismo del Siglo XXI vio una oportunidad, la tomó. Y se subieron a la conga. Ahora si de todas maneras no queríamos la receta, pues no hubiéramos firmado y ya.
Eso aunado a que el término “Neoliberalismo” de hecho es socialista. Si hay un “Neo” liberalismo, es porque primero hubo un liberalismo. Y así fue. El liberalismo clásico del siglo XIX: pensadores que surgen para rescatar el valor del individuo, la necesidad de impedir que la religión se mezcle con el Estado, de ponerle límites a los gobiernos. Adam Smith, Montesquieu, John Locke, Federic Bastiat, Voltaire, Benjamín Franklin, James Madison, Thomas Jefferson, José Cecilio del Valle, José Martí, Juan Bautista Alberdi son algunos de sus exponentes. Incluyendo también a Carl Menger y su teoría de la utilidad marginal que los teóricos identifican como la causa por la cual Carlos Marx ya no quiso publicar los tomos II y III de su obra “El capital”
Pero Las ideas de estos pensadores básicamente quedaron engastadas porque desde 1910 todo lo que oliera a libertad para el individuo y gobiernos limitados era visto como inútil y fantasioso en un mundo ante peligros inminentes. Entró la primera gerra mundial en 1914, y ante sus consecuencias, un economista alemán decide ir a rescatar los pensamientos olvidados de los liberales para fusionarlos con una economía socialistas de estado benefactor y lo llamó Neoliberalismo. Ese alemán se llama Alexander Rustow.
Así que Neoliberalismo de hecho es un término socialista que busca mezclar dos ideas antagónicas: libre mercado con economía planificas desde la centralización gubernamental.

Gloria Alvarez
(Ciudad de Guatemala, 9 de marzo de 1985) es una politóloga guatemalteca de ascendencia cubana y húngara, especialista en desarrollo y relaciones internacionales; es también presentadora de televisión en el canal Azteca Guatemala y locutora radial en la emisora Libertópolis. De marcada tendencia libertaria.



Comentarios