La Dictadura y la administración Obama definen la “hoja de ruta” para “normalización”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Trabajarán de inmediato en áreas de posible cooperación y abrirán diálogo sobre diferencias como DD.HH. y trata de personas. Asuntos complejos como las compensaciones y Guantánamo quedarán para más adelante.



Cuba y EE.UU. trazaron el viernes una agenda de trabajo “objetiva” para comenzar la normalización de sus relaciones y lograr resultados a corto plazo en temas donde es posible el acuerdo o el diálogo y sin incluir los escollos más complicados, como el bloqueo o los terrenos de la Base de Guantánamo.

Esa hoja de ruta fue acordada en La Habana, en la primera reunión de la Comisión Bilateral que celebran ambos países tras la reapertura de sus embajadas y que estuvo encabezada del lado estadounidense por el subsecretario adjunto de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Edward Alex Lee, y por la parte cubana, por la directora general para EE.UU del Ministerio de Relaciones Exteriores, Josefina Vidal.
Las discusiones, según informó el Departamento de Estado, fueron francas y extensas y se llevaron a cabo de una manera cortés y respetuosa. Ambos gobiernos acordaron medidas concretas para continuar en el camino hacia las relaciones normalizadas.
Según la nota de la cancillería estadounidense, los diplomáticos discutieron un cronograma preliminar hasta finales de este año para discutir asuntos esenciales como los derechos humanos, la lucha contra la trata de personas, reclamaciones, inmigración, combate al narcotráfico, asuntos regulatorios, cooperación medioambiental, aviación civil, telecomunicaciones e Internet, y correo directo.
Una nota paralela de la cancillería cubana precisa que “las delegaciones acordaron las funciones y el alcance de la labor de la Comisión Bilateral, así como la periodicidad de los próximos encuentros. También definieron los objetivos y los resultados esperados en el trabajo de la Comisión”.
Según el MINREX La Habana y Washington trabajarán “de inmediato” en esa agenda que abarca la cooperación en diversas áreas. La agenda comprende asimismo, el diálogo en temas donde hay diferencias como los derechos humanos y la “búsqueda de solución a problemas pendientes” como las compensaciones que se reclaman ambos países, según informó Vidal en posterior conferencia de prensa.
“Lo que hemos hecho es ponernos una agenda objetiva de cosas en las que podemos empezar a trabajar de inmediato los dos, con la idea de ofrecer resultados, de alcanzar determinadas metas”, manifestó.
Ese plan de trabajo a desarrollar durante los próximos meses no incluye el embargo contra la isla ni otros temas que La Habana reclama para una plena “normalización” de las relaciones: la devolución de los terrenos de la Base Naval de Guantánamo, la suspensión de las transmisiones de radio y televisión fundamentadas en una ley del Congreso de los Estados Unidos, y los programas estadounidenses de promoción de la democracia y los derechos humanos, que el gobierno de Cuba dice están dirigidos a la “desestabilización y subversión”.
Vidal admitió que se trata de políticas que responden a “decisiones unilaterales” de EE.UU., por lo que su solución también es unilateral y además, depende del Congreso.
“Usted no puede poner en una agenda de dos Gobiernos algo que va más allá de sus posibilidades”, explicó Vidal, quien recordó que la normalización puede tardar años, “y lo que hicimos hoy fue fijar la agenda de temas que queremos empezar a discutir en los próximos 10, 12, 14 o 16 meses”.
Preguntada por la decisión anunciada el viernes por el presidente Barack Obama de prorrogar la aplicación a Cuba de la llamada Ley de Comercio con el Enemigo -estatuto de 1917- Vidal dijo que el foco de atención hay que ponerlo en el Congreso estadounidense “que debe dar pasos para levantar el bloqueo” (embargo). Varios expertos habían señalado que la Ley permite al presidente una discreción sobre la política hacia Cuba que desaparecería si dejara de aplicarse a la isla.
Cooperación, diálogo y asuntos complicados
La agenda que se han marcado Cuba y EE.UU. se estructura en tres bloques: el primero, sobre cooperación en áreas como la protección del medio ambiente y prevención de desastres naturales, la salud, la aviación civil y la aplicación y cumplimiento de la ley, incluida la lucha contra el tráfico de drogas, el contrabando de personas y delitos trasnacionales.
También pretenden “abrir espacios de diálogo” en asuntos de interés bilateral, incluidos aquellos donde hay “diferentes concepciones” como los derechos humanos, la trata de personas, y otros multilaterales, como el cambio climático o la lucha contra pandemias y otras amenazas a la salud mundial.
El tercer apartado se refiere a asuntos más espinosos como las compensaciones que Cuba reclama a EE.UU. por los daños que ha estimado de sus políticas contra el gobierno comunista de la isla, y las que demanda Washington por las propiedades estadounidenses confiscadas por el régimen de Fidel Castro.
Vidal reconoció que este asunto de las compensaciones es “altamente complicado” y recordó que, hace 15 años, Cuba cifró en 121.000 millones de dólares los daños económicos contra la isla y 181.000 millones los daños humanos, datos que, según dijo, es necesario actualizar. En la actualidad existen 5.911 reclamos abiertos en Estados Unidos, por parte de empresas y ciudadanos tanto cubanos como estadounidenses, por propiedades expropiadas en Cuba, concesiones y bienes perdidos que se calcula suman en la actualidad entre $7.000 y $8.000 millones.
Otro punto del que los dos países están dispuestos a hablar, aunque de momento no figura en agenda, es la protección de marcas y patentes, un tema de interés para la isla que reclama derechos legales sobre “notorias” marcas de ron y tabaco.
Vidal aseguró que Cuba siempre ha respetado los derechos de los registros de las empresas estadounidenses.
Tras su primera cita en La Habana, la Comisión Bilateral de Cuba y Estados Unidos se reunirá de nuevo en la segunda quincena de noviembre, según acordaron las partes.

Publicado en Martí Noticias

Comentarios