Si las Damas no van a la Misa, la Misa viene a las Damas 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Un digno párroco, el padre Conrado, ha oficiado una Misa en la sede de Las Damas de Blanco en Lawton, La Habana, Cuba. 

Ha ocurrido porque desde hace más de 100 domingos, la dictadura de Raúl Castro impide con golpes, gritos y detenciones, que estas valientes mujeres acudan a misa como han hecho por 14 años ya. 

Un aplauso para el padre Conrado y para Las Damas de blanco, que al fin pudieron asistir a una misa y orar a Dios por la libertad de los presos políticos y el pueblo cubano. 

Comentarios