Liberan opositores que protestaron el 26 de julio en Santiago de Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Los opositores cubanos que protestaron en la Catedral de Santiago de Cuba el pasado 26 de julio fueron liberados este miércoles luego de casi tres meses en prisión acusados de desorden público.
Alberto de la Caridad Ramírez Baró y sus hijos Alberto y Leonardo Ramírez Odio habían sido trasladados a la cárcel de Aguadores en espera de juicio.

En el expediente número 5 del 2017 consta la acusación del supuesto delito de “desorden público”, luego de que enarbolaron carteles antigubernamentales en la terraza de la catedral santiaguera y gritaran consignas de “¡Abajo Castro, abajo la dictadura!”.
Los tres activistas, integrantes del Comité de Ciudadanos Defensores de los Derechos Humanos en Cuba, recibieron la libertad incondicional con “gran sorpresa”, según dijeron este jueves en el programa Cuba al Día, de Radio Martí.
Los opositores cubanos que protestaron en la Catedral de Santiago de Cuba el pasado 26 de julio fueron liberados este miércoles luego de casi tres meses en prisión acusados de desorden público.

Alberto de la Caridad Ramírez Baró y sus hijos Alberto y Leonardo Ramírez Odio habían sido trasladados a la cárcel de Aguadores en espera de juicio.
En el expediente número 5 del 2017 consta la acusación del supuesto delito de “desorden público”, luego de que enarbolaron carteles antigubernamentales en la terraza de la catedral santiaguera y gritaran consignas de “¡Abajo Castro, abajo la dictadura!”.
Los tres activistas, integrantes del Comité de Ciudadanos Defensores de los Derechos Humanos en Cuba, recibieron la libertad incondicional con “gran sorpresa”, según dijeron este jueves en el programa Cuba al Día, de Radio Martí.
“No lo esperábamos, eso fue sorpresivo”, aseguraron.

Alberto Ramírez Baró, padre de los dos jóvenes, dijo que durante el tiempo que estuvieron en prisión recibieron presiones por parte de la Seguridad del Estado para que abandonaran el activismo pro derechos humanos.
“Me pidieron que me fuera para otra provincia, me prometieron trabajo en los Cayos como albañil”, dijo Ramírez Baró, que se negó a recibir las ofertas por estar condicionadas a que dejara el activismo.
Uno de los hermanos, Alberto Antonio Ramírez, dijo que todo fue una “injusticia”, y que “por reclamar sus derechos” los llevaron a convivir con personas de todo tipo, “asesinos, drogadictos”.
El joven dijo que recibieron amenazas constantes. Contó que los agentes dijeron a sus familiares que les iban a pedir “cinco años de cárcel a todos”, precisó.
“En la cárcel nos enviaban presos para provocarnos y acosarnos”, agregó Leonardo en alusión al trato que recibieron.
Según el joven “​los comunistas” los llevaron a extremos, y tuvieron percances porque “hubo personas ubicadas por los carceleros que buscaban problemas con nosotros”, relató el joven.
Los tres activistas aseguraron que van a seguir adelante en la oposición, abogando por el respeto a los derechos humanos, y agradecieron el apoyo recibido por los activistas de la Unión Patriótica de Cuba.

Información de Marti Noticias (Redactado por Idolidia Darias, con reporte de Cuba al Día)

Comentarios