¡Los blancos norteamericanos! Por Esteban Fernández.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
¡LOS BLANCOS NORTEAMERICANOS!
Por Esteban Fernández

Vamos a estar claros: Esto no es una defensa de los blancos americanos. Nada más alejado de mi intención. Simplemente voy a exponer la realidad actual.

Según yo veo las cosas me da la sensación de que hoy en día a los blancos norteamericanos los llevan súper recio, como al carrito de los helados Guarina “a empujones y a campanazos”. Se habla mucho de la discriminación proveniente de ellos, pero a mí me parece que es al revés. Tal parece que ahora son ellos los acosados, aunque sería bueno aclarar que los blancos no son, ni han sido santos. Ellos también son culpables de lo que les sucede hoy en día por su indebido comportamiento en el pasado y en el presente.

Pero por ahora, aquí todos los grupos minoritarios andan envalentonados y susceptibles a la más mínima y tímida insinuación por parte de los blancos y les falta tiempo para empezar con sus protestas y quejarse hasta de lo más insignificante.

Y yo pregunto: “¿Podría un millón de chinos entrar en cualquier país y criticar abiertamente (hasta en los medios de comunicación) a los nativos de esa nación? De eso nada, los del país cogerían a todos los chinos y los botarían a patadas por el trasero en menos de lo que canta un gallo.

Aquí los blancos tienen que tener extremo cuidado con la forma en que tratan a los negros. A cada rato los negros cambian la forma en que desean ser tratados; una veces quieren que les digan negros, otras afro- americanos, y la forma delicada en que nosotros los llamábamos: “de color”, tampoco puede ser usada actualmente.

Mientras tanto, ellos tienen cientos de organizaciones dedicadas exclusivamente a ayudar y proteger a los negros; y a los blancos QUE NI SE LES OCURRA HACER LO MISMO porque los crucifican públicamente y los llaman “racistas”. Imagínese usted que a un blanco se le ocurra publicar una revista EXCLUSIVA PARA BLANCOS. El escándalo sería vigueta. Y los negros tienen la revista “EBONY” desde 1945 sin problema alguno.

Aquí los blancos andan acorralados. ¿Usted no ha visto a cómicos negros o latinos en la televisión, como Chris Rock o George López, por ejemplo, que en sus actuaciones se burlan y barren el piso con los blancos, y hasta a los blancos no les queda más remedio que reírse de ellos mismos? ¡Qué se atreva un blanco americano a hacer lo mismo y tirar a coña a los negros o a los mexicanos para que usted vea el lío en que se mete!

Aquí hay tipos como Jesse Jackson, Al Sharpton y lideres hispanos, que se dedican solamente a formar problemas y andar desesperados buscando el menor desliz, o fallo, o indiscreción de algún blanco para caerle encima como pirañas.

Ahí usted tiene a artistas blancas quienes públicamente anuncian que van a África a adoptar a un pobre niñito negro. Perfecto. Eso es aplaudido. Me encantaría ver la reacción si hubieran dicho que “ellas lo que quieren son muchachitos pobres pero que sean rubios de ojos azules de Alemania”. ¿O es que no hay también niños blancos muriéndose de hambre en algún lugar del mundo?

Las protestas serían mayúsculas. Y los blancos americanos no solamente no se defienden, sino que se pasan la vida guataqueando y congraciándose con las minorías que los detestan.

¿Usted nunca ha visto a un blanco americano hablando con un negro y tratando de caerle bien, y hasta llamarlo “brother”? Y los negros les responden en un tono despectivo y hasta son capaces de decirle: “Usted no es hermano mío, ahórrese sus hipócritas halagos”.

Aquí en California constantemente veo las protestas de muchos latinoamericanos quejándose de discriminación, pero yo le ruego al lector que se sitúe mentalmente en su país de origen y piense en “una invasión de japoneses en busca de trabajos”. Imagínese por un momento que si usted entra en un elevador, todo el mundo habla japonés, se escucha en los radios la música japonesa “a todo volumen”, pone la televisión y ve programas japoneses, y no los puede criticar, ni tocarlos con el pétalo de una flor, y todavía le dicen públicamente a usted “que es un discriminador”. Yo creo que ¡los ahorcábamos a todos!

¿Usted no vio las críticas que se forman cada vez que sueltan a Lindsay Lohan después de cada escándalo y cada juicio (la cual a mí me cae “malísimamente mal” dicho sea de paso) porque dicen que le dieron trato preferencial porque es blanca y rica? Eso quiere decir que si a la que hubieran soltado fuera a una negra o a una latina pobre, (algo que pasa todos los días) nadie hubiera protestado.

Y que conste, que ya les dije que yo no soy blanco, ni negro, ni mulato, ni chino, ni latino, ni hispano, simplemente soy un cubano muy observador.

Amabilidad del autor. ¡Muchísimas gracias Esteban!

Comentarios