Masacre en el Río Canímar de Matanzas


La Marina cubana hundió un barco de pasajeros secuestrado que huía hacia Estados Unidos.

Este 6 de julio, se cumplió un aniversario más de la masacre del río Canímar, a poca distancia de las playas de Varadero, meca del turismo internacional.

Convocan Twittazo este viernes a las 7pm

https://twitter.com/jirilibrela/status/485852453783339009?s=21

Ese día del año 1980, tres jóvenes secuestraron una embarcación con capacidad para 100 pasajeros, el XX Aniversario, que hacía excursiones en ese río.

Los hermanos Silvio y Sergio Águila Yanes, de 18 y 19 años, junto con Ramón Cabeiro, de 15 años, se apoderaron del barco con la intención de huir de Cuba rumbo a los Estados Unidos.

El PCC pondrá multas por lo que escribas en Facebook en Cuba

Sergio, que cumplía el servicio militar obligatorio, había sustraído armas de fuego para la operación.

Al apoderarse de la embarcación, los jóvenes gritaron “A Miami” en medio de los gritos de aprobación por parte de muchos de los sorprendidos pasajeros. Uno de los guardias de seguridad resistió, disparando contra los jóvenes. Quedó herido cuando éstos devolvieron el fuego.

Preocupados por su estado, los jóvenes lo colocaron en un botecito para que regresara a tierra junto con otro pasajero que tampoco quería irse.

Madre con 3 niños pequeños denuncia abusos de la empresa eléctrica en Pinar del Río

El XX Aniversario se dirigió hacia el mar mientras los otros dos llegaban a tierra y alertaban a las autoridades.



Julián Rizo Álvarez, secretario del partido comunista de la provincia de Matanzas, se hizo cargo de la persecución.

Según cuenta en su libro “Los hijos del enemigo” el escritor Norberto Fuentes, excolaborador de Fidel Castro, Rizo convirtió un restaurante local en puesto de mando con teléfonos directos a la oficina central del Partido y a Fidel Castro, que le dio órdenes explícitas de que no se podía permitir que el barco se escapara.

Despachó dos lanchas rápidas de la patrullas de la Marina con órdenes de evitar la fuga y hundir la embarcación si fuera necesario.

Carta de suicidio del director de Bohemia

Las lanchas patrulleras abrieron fuego contra el XX Aniversario y los jóvenes respondieron.

Como resultaba difícil hundir la embarcación que estaba hecha de fibra de cemento, las patrullas se retiraron.

En cubierta quedaron varios pasajeros muertos y heridos. Entonces, un avión de la Fuerza Aérea sobrevoló la nave.

Algunos padres cargaron en alto a sus hijos con la esperanza de evitar un ataque, pero éste regresó y abrió fuego, hiriendo y matando a más personas.

Apareció entonces un enorme barco, de uso industrial, que embistió el XX Aniversario.

Poco antes de llegar a las aguas internacionales, los agresores lograron hundirlo y continuaron disparando contra los sobrevivientes que habían caído al mar, repleto de tiburones atraídos por la sangre.

Al2 el Aldeano y Silvito el Libre dedican fuerte canción a Díaz-Canel

Silvio Águila Yanes se tiró al agua para ayudar a los sobrevivientes que se estaban ahogando. Según las informaciones recopiladas, sólo llegaron a tierra diez sobrevivientes.

Hay dudas sobre la suerte que corrió Sergio Águila. Según Norberto Fuentes, se suicidó después de gritar: “Los comunistas no me cogerán vivo nunca”.

Sin embargo, otras fuentes aseguran que la tripulación de las lanchas de la Marina lo sacó del agua, posiblemente con vida aún.

Silvio Águila y Ramón Cabeiro recibieron una sentencia de 30 años de cárcel. Cumplieron una larga condena en la cárcel habanera del Combinado del Este, donde testigos informaron que se les sometió a tortura con drogas psicotrópicas.

Con el tiempo, ambos fueron puestos en libertad y viven ahora en el exilio. Otros tres jóvenes que sabían del plan o ayudaron a planificar la fuga recibieron sentencias de dos a tres años de cárcel. Además, a los cinco jóvenes se les confiscaron todos sus bienes.

El gobierno cubano alega que el hundimiento fue un accidente que ocurrió cuando la embarcación chocó con el barco más grande debido a la fuerza del oleaje.

No se sabe si se recuperaron cadáveres, ya que ninguno fue devuelto a los familiares.

“Jefe de sector del Consejo de Estado” se abre canal de YouTube

La única víctima que tuvo un funeral fue uno de los guardias que en realidad fue muerto por los atacantes.

Murieron 56 personas, pero nunca hubo una declaración oficial sobre el número de víctimas.

Entre los niños asesinados se encuentran Lilian González López, de 3 años, Marisol Martínez Aragonés, de 17, Osmanly Rosales Valdés, de 9, y Marisel San Juan Aragonés, de 11.



A los sobrevivientes se les ordenó guardar silencio y se les prohibió reunirse, bajo amenaza de someterlos a juicio como cómplices del secuestro.

Rosa María dedica premio a promotores de Cuba Decide y a los prisioneros políticos cubanos

Por años, los agentes de la seguridad del Estado vigilaron sus actividades, mientras se les ofrecían televisores y otros electrodomésticos generalmente reservados para funcionarios del gobierno.

* Con información de ArchivoCuba.org Cuba: Masacre en el Río Canímar del 6 de julio de 1980. Al menos 56 víctimas de un intento de fuga


Comentarios