” PENSAR ES SERVIR “

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Es patético ver a un grupo de muchachos anhelantes de lanzar al mundo sus ideas siendo perseguidos por un grupúsculo de ancianos malévolos. Que asquerosa la tiranía cubana corriendo detrás de la virtud, queriendo aplastarla, queriendo dejar sin tierra a los pinos nuevos, que asco siento del temor natural de los que no quieren caer bajo la moledora diabólica ó la valentía virgen de Yoanis cuando la acosan, cuando le prohiben, que asco me dan las bestias a las cuales el destino regaló mi isla bella.
Lo que no desean aceptar los secuestradores de Cuba es que la libertad no puede ser amordazada, no bastan huesudas manos para tapar bocas en una Nación vibrante, cansada que la traicionen, hastiada de aceptaciones cómplices, no, no alcanzan manos esqueléticas de los aberrados ancianos para callar gargantas en Cuba. Ni picándolas con machetes, cortas una y salen dos.
Se levanta en la Patria la virtud, aun debil, vacilante; una nueva disidencia cibernética que complementa la otra veterana y valiente de gentes que a pecho descubierto no le da crédito al terror de la represión y las artimañas que usan los diablos para engañar. Ellos aun no saben que forman parte de esa oposición gloriosa y si vamos a la raiz, la única diferencia entre una Martha Beatriz Roque y Yoani Sanchez es que Martha Beatriz no tiene un Blog, por lo demás ambas son reprimidas por lo mismo, por decir lo que piensan, de una u otra forma, pero lo dicen, ambas son reprimidas por los mismos personajes y la misma maquinaria deforme y aberrada.
Yoani y un grupo de muchachos piden ayuda para sacar adelante un proyecto de libertades, apoyémosles, no se como aun, ellos nos darán la pista, pero digamos PRESENTE, de la misma forma que un día otros nos apoyaron a nosotros, a la disidencia, cuando muy pocos escuchaban para no decir nadie como mi querido Valladares.

Adelante Yoani y no temas a las amenazas, que peor es que te ignoren, no te imaginas tu, querida, el miedo tan grande que te tienen, por eso ladran. Si te callas, te mueres, ya no puedes dejar de hacer lo que haces, así es la libertad, se disfruta más cuando la vives clandestinamente.

Comentarios