¡Qué viva Obama! Por Esteban Fernández.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
¡QUE VIVA BARACK OBAMA!
(Si le agua la fiesta a Fidel Castro)
Por Esteban Fernández

Me molesta extraordinariamente cuando se confunde mi posición antiobamista con racismo. De eso nada. Ni por la cabeza me pasa el color de su piel a la hora de criticarlo. Me importa tres pepinos si Obama es negro, mulato o es morado.

Es más, prometo solemnemente que voy a votar por él en noviembre de 2012 si el 13 de agosto, cuando Fidel Castro esté rodeado de familiares y apapipios apagando las velitas de su pastel de cumpleaños y le estén cantando el “Happy Birthday”, el Presidente Obama da la orden de tirar un DRONE en el mismo centro de Punto Cero y hace explotar aquello como un siquitraque.

¿Ustedes no vieron la película “Clear and Present Danger” con Harrison Ford, cuando los americanos le tiraron un cohete a la casa de una finca donde estaban reunidos los traficantes de drogas en Colombia? Bueno, algo así es lo que tiene que hacer Barack Obama el 13 de agosto para ganarse mi voto.

Les digo algo mas, no solamente se gana mi voto, sino que les aseguro que por lo menos medio millón de exiliados cubanos van a votar por él. Les juro que gana Florida el próximo año. Acto seguido del bombazo en las cabezas de los Castro vamos a comenzar a gritar: ¡Viva Obama! Y voy a ser, eternamente y por lo siglos de los siglos, un firme admirador del actual presidente.

Delante de mi no permitiría que nadie se atreviera a criticarlo, ni a condenar el ataque. Lo que quiero ardientemente es que todo Punto Cero parezca un valle y se convierta en un hueco de dos millas a la redonda después del batacazo.

En el mismo instante en que comiencen los comensales, parientes cercanos y esbirros a cantarle el “Feliz Cumpleaños” que suene el cohetazo. Y que no haya ni tiempo para gritar “A correr liberales del Perico”. O en el caso de ellos tendrían que decir “A correr hijos de perra de Birán”.

Ese, desde luego, no sería el mejor regalo para el tirano y comparsa, pero sería un tremendo obsequio para mí, para los cubanos anticastristas y para Cuba. De un plumazo, con una simple orden que diera Obama se ganaría nuestro agradecimiento y respeto y pasaría a ser el MEJOR PRESIDENTE QUE HA DADO U.S.A.

En ese mismo instante me olvido de la economía norteamericana, me da lo mismo si el crédito está AAA o AA+ o CERO y daría alaridos de ¡Arriba Obama! y ¡Four more years!”… Así que se olviden mis críticos de llamarme racista, yo lo que soy es anticastrista. Y si el que libera a Cuba es un negro, yo soy entonces más pro negro que el más negro de los negros.

Que le tire un DRONE a los hermanos Castro en las cocorotinas y me hago presidente de la campaña pro reelección de Obama en el Estado de California. Y entonces ustedes verán como todos los izquierdistas, liberales y tontos útiles del planeta lo van a llamar “asesino y traidor”… Y yo, por el contrario, estaría aplaudiéndolo con todas mis fuerzas.

Bueno, pero pensándolo bien, no quiero ponerle presión al Presidente, no tiene que ser este 13 de agosto, le doy el chance que lea este escrito con calma, que lo relea, que lo estudie, y que sopese la importancia de ganar una enorme cantidad de votos en Miami y Hialeah. Y sobre todo el mío.

Porque yo sé que desde hace rato él esta súper interesado en ganarse mi simpatía. Es más, se pasa la vida rompiéndose la cabeza buscando la forma de obtener mi voto. Y aquí tiene la respuesta que tanto él espera: lo que tiene que hacer es conseguir que la celebración del cumpleaños de la bestia termine peor que ‘la fiesta del Guatao’. Si lo hace, le doy mi palabra a Obama que le voy a conseguir también los votos de Hugo Byrne, de Charlie Bravo y el de Luisa Diez. Y a lo mejor hasta el suyo propio mi estimado lector.

Amabilidad del autor.
¡Muchísimas gracias Estebita!

Comentarios