ULTIMA HORA

Raúl Castro: salvador de la patria o enemigo del pueblo 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Siempre a la sombra del gran hermano, nunca mejor dicho. El que todo lo ve. El que a todos vigila. ¡Qué inmenso debe ser el trauma de Raúl Castro!

El pequeño de la familia que fue, en definitivas cuentas, quien le quitó el poder a Castro, acaba de darle el último empujón, (casi literal) a Fidel.

Un funeral tan patético y bochornoso solo puede venir de la mano del rencor. A lo Caín y Abel.

Este sábado Raúl ha dicho que prohibirá los monumentos a Fidel. También prohibirá que se use su nombre en calles o parques.

Y todo esto alegando el rechazo del muerto al culto a la personalidad  algo que, todos los cubanos sabemos, el muerto amaba tanto.

Raúl parece no darse cuenta de algo. La única manera en que usted le gana la batalla a un muerto es haciendo lo único que el muerto no quiso hacer.

En este caso muy específico sería legalizar los partidos políticos y convocar un proceso de elecciones libres tras una amnistía general y la liberación de la prensa. Eso y solo eso haría subir a Raúl en una página dorada de la historia de Cuba, a pesar de todos sus crímenes horrendos. No habría manera de borrarlo a él, si hiciera eso.

Lamentablemente, todo parece indicar que a Raúl Castro, le importa más que su hijo Alejandro Castro Espín cumpla su sueños, que ganarse para sí mismo un lugar honorable en la historia de la patria.

De cualquier manera tiene ahora, por primera vez, la última palabra.

¿Elegirá ser El Salvador de la patria o seguirá siendo el enemigo del pueblo?

Liu Santiesteban. 

¿Qué Opinas?