Santa Bárbara y Shangó.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Santa Barbara según la tradición cristiana, habría nacido en Nicomedia, cerca del mar de Mármara, hija de un Rey de nombre Dióscoro, quien la encerró en una torre. Según otras versiones Dióscoro y su hija Bárbara vivían en Heliópolis, Fenicia.
Hay divergencias entre las versiones sobre su vida: el motivo del encierro pudo haber sido para evitar que los hombres admiraran su belleza y la sedujeran, o para evitar el proselitismo cristiano. Durante una ausencia de su padre, Bárbara se convirtió al catolicismo, y mandó construir tres ventanas en su torre, simbolizando la Santísima Trinidad. Su padre se enteró del significado del simbolismo de estas ventanas y se enfadó, queriendo matarla. Por eso, Bárbara huyó y se refugió en una peña milagrosamente abierta para ella. Atrapada pese al milagro, se enfrenta a su destino.
Su martirio fue el mismo que el de San Vicente Mártir: habría sido atada a un potro, flagelada, desgarrada con rastrillos de hierro, colocada en un lecho de trozos de cerámica cortantes y quemada con hierros al fuego… Finalmente, el mismo rey Dióscoro la envió al juez, quien dictó la pena capital por decapitación. Su mismo padre es quien la decapitó en la cima de una montaña, tras lo cual un rayo lo alcanzó, dándole muerte también.
El hecho de que Santa Barbara no aparezca en el calendario litúrgico del Vaticano, no significa que la iglesia católica la haya ignorado, pero su vida no está bien documentada.
De todas formas los fieles celebran su dia el 4 de Diciembre de cada año
Los artístas la representan en su obra con manto rojo, el caliz de la sangre de Cristo, una rama de olivo, corona y espada en mano, como símbolo del martirio.
Santa Barbara es patrona de los artilleros, armeros, fundidores, mineros, prisioneros, bomberos, ejercitos y pirotécnicos.
Existe un viejo refrán que dice : ” Te acuerdas de Santa Barbara cuando truena ”
Pero esta expresión tiene una implicación no cristiana, sino del sincretismo religioso de esta santa con el oricha SHANGO.
Para los cubanos, para los santeros, para los yorubas, Shangó es:
Un orisha mayor. Dios del trueno y del rayo, del fuego, de la guerra, de la danza, de toda la música y de la belleza masculina. Abogado de los guerreros y patrón de las tempestades. Es un buen orisha adorado, temido y deseado por todos. Es buen padre mientras el hijo obedece, de lo contrario, se aparta y repudia a su propio hijo, repudia también a todo aquel que sea cobarde, pusilánime o invertido. Despues de Obatalá, Changó es el orisha más poderoso y más venerado. Sus hijos consagrados tienen que ser varones definidos, clarividentes, adivinos, impulsivos ,valientes, astutos, mujeriegos, e independientes como aquel Changó que obtuvo el secreto de cultivar el ñame.

Comentarios