Spanish revolution: ¿Indignados contra quién?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Vivimos en un mundo tan absolutamente banal e idiota que ya la gente ni siquiera sabe contra quiénes indignarse, o se indignan de a porfía. ¿Y saben por qué? Porque la mayoría de esos jóvenes poseen una formación endeble, frágil, son la generación internet, no leen libros o los leen pocos, no se remiten a los clásicos y les importa muy poco la inteligencia, la sinceridad, la solidaridad y todo lo que predican bajo consignas como rezos o letanías. Han observado y han aprendido que los de izquierda viven como millonarios y no pasa nada, y eso es el ejemplo, han mamado de los extremismos ideológicos y religiosos, y del producto de marketing de la revolución castrista, la que se ha adueñado del mundo como proyecto de esclavización masiva, más el terrorismo y la guerra de guerrillas, que llevadas al plano de internet podrían ser mucho más peligrosas, podrían constituir el final de la civilización occidental y democrática.
No apruebo las revoluciones, las detesto, pero no soy nadie para condenarlas, porque cuando un pueblo vive bajo una férrea dictadura lo único que le queda para liberarse de ella es levantarse, romper sus cadenas lanzándose a las calles, pero para hacerlo, sin embargo, debe tener muy claro quién es el verdadero enemigo, quién es el tirano y quiénes son los esbirros contra los que deben rebelarse. Las revoluciones son innecesarias cuando se vive en democracia, pero inevitables cuando se vive bajo el yugo de la opresión cotidiana. Lo principal: saber qué hacer con la libertad.

Zoé Valdés en su Blog.

Comentarios

One Response

  1. Anónimo 7 años ago