ULTIMA HORA

Tribulaciones de un médico en mision (II)

Huehuetenango año 1999, casa de la misión médica cubana. Este fin de semana me toca la limpieza junto a la doctora Y. El baño resplandece y se me ocurre aprovisionarlo de suficiente papel, incluido algunos periódicos Granma. La doctora Y ve con muy malos ojos mi actitud. Rápidos movimientos de los malos ojos de la doctora Y. Mirada acusadora. La doctora Y es bastante pintoresca: jeans estampados con grandes girasoles, mariposas de plástico en las orejas y en el cabello. Ella me explica en un susurro que era preferible disponer de la prensa guatemalteca. Pero uno tiene sus habitudes. Además, los periódicos locales son de muy mala calidad. De solo hojearlos se manchan de rojo y negro las yemas de los dedos. El Granma siempre fue mi favorito. Tinta de calidad impresionante. Papel que resiste bien al arrugado, que se adapta a la anatomía. Tremendamente absorbente, este periódico permite que solo dos o tres pasadas sean suficientes. Incluso humedeciéndolo, los riesgos de que un dedo lo atraviese en el momento menos apropiado son casi nulos. Al papel sanitario deberían confeccionarlo con este tipo de material. Pero no creo necesario recordarle a la doctora Y las virtudes del periódico Granma. Hago simplemente lo que me pide, lo políticamente correcto. Hay que adaptarse a las nuevas condiciones.

El doctor E – novio de la doctora Y— se acerca con mi CD de Massive Attack, que olvidé en la grabadora común. El doctor E me pregunta qué es lo que yo le encuentro a ese tipo de música. El doctor E pone un CD de Marco Antonio Solís. Voy al baño.

Comentarios

4 Comments on "Tribulaciones de un médico en mision (II)"

  1. Bueno, en Guatemala podìamos comprar papel sanitario, pero uno no lo hacìa para ahorrar dinero! A Cuba mìnimo habìa que regresar con “los tres mosqueteros”: Equipo de mùsica, video y televisor.Tania, mi admiraciòn por usted no cesa de crecer. Por eso siempre me regocijo de nuestros puntos comunes. Primero la Suiza y ahora Santa Catalina… Yo, como la mayorìa de los cubanos, creci leyendo el Granma. La versiòn de la historia que me acompanò hasta los treinta. En la Lenin me pusieron como lector del Granma en la noche, en la hora del Estudio Individual, como si se tratara de un lector de tabaqueria… Es que acaso veian en mi un divertido ideològico en ciernes…

  2. Mitambor: Durante mucho tiempo hice cola para comprar Granma y Juventud Rebelde en el estanquillo de Santa Catalina y 10 de Octubre e hice amistad con muchas de las personas, viejas la mayoría, que compraban el periódico para revenderlo a peso, pero otras lo compraban para usarlo como papel sanitario. Nosotros también, pero después de leerlos y yo recortar lo que me interesaba, para un rústico archivo que tenía en una caja. en mi cuarto. Papel sanitario sólo nos podíamos dar el lujo de comprar para mi nieta y mi mamá, rollos de cinco pesos que a cada rato vendían en una tiendecita al doblar de nuestro domicilio.Como en la casa también comprábamos Bohemia y otras publicaciones, algunos vecinos nos pedían papel para el baño, pero había otros que “resolvían” con hojas de libros, como Magaly, la vecina de enfrente, que un día me dijo que como ya el comunismo se había caído,a todos los manuales de marxismo de cuando sus hijos estudiaron en la universidad, les había pasado un paño húmedo y los había colocado en el baño.En los centros de trabajo era igual o peor, porque ponían papeles amarillentos y cucarachosos, y con ellos las mujeres nos secábamos cuando orinábamos.La primera vez que la Seguridad me detuvo y pasé 24 horas en un calabozo de la unidad de 3ra. y Zapata, utilicé el relleno de una colchoneta que me pusieron para dormir en el suelo. La segunda vez que estuve detenida, en 7ma. y 62, no tenía colchoneta, porque la litera era de cemento, pero a las mujeres daban copias de viejos informes policiales. Cuando me preguntan que es lo que más me ha impactado de Suiza digo: 1) Lo mucho que trabajan los suizos. 2) Lo bien que funciona el transporte público. 3) Que nunca se va la luz ni falta el agua, que es potable y no hay que hervirla. 4) La cantidad de papel sanitario y servilletas que hay en todos los baños, públicos y privados.

  3. hombre que se le va a hacer, cada cosa para la que fue diseñada, cada cosa para lo que sirve. el granma, pa limpiarse y tambin es recomendable pa envolver carne de res y para limpiar cristales.

  4. jajajajajajajjajajjajajajajajjajajaYo hubiera hecho lo mismo!Un beso, más suerte y más magia desde Madrid…

Comments are closed.