Trump autoriza demandar a 204 Empresas en Cuba por expropiaciones.

Donald Trump autoriza a demandar a mas 200 empresas en Cuba por propiedades confiscadas en Cuba

Estados Unidos apunta a la línea de flotación financiera de la dictadura cubana, al crear algunas excepciones y aplicar desde ahora el título III de la Helms Burton a algunas empresas. Mas de 200 Empresas cubanas y mixtas podrán ser demandadas ahora en Tribunales de Estados Unidos por usar propiedades expropiadas a sus legítimos dueños sin debida compensación.

La Administración de Donald Trump ha anunciado este lunes que permitirá los juicios en tribunales de Estados Unidos contra aquellas compañías sancionadas por Washington que operan en Cuba y que están incluidas en una “lista negra”, según declaraciones del secretario de Estado, Mike Pompeo.

Sin embargo, para las demás empresas, EE UU ha renovado la suspensión del título III de la Ley Helms-Burton de 1996 y no permitirá, por el momento, que se les pueda demandar ante los tribunales por hacer negocio con las propiedades confiscadas tras la toma del poder por Fidel Castro en 1959.

En esa lista negra de EE UU figuran entidades que están “bajo el control” de los servicios cubanos de Inteligencia y de las Fuerzas Armadas, así como el personal que establece “transacciones financieras directas” que podrían dañar al pueblo cubano, según explicó el Departamento de Estado en su web.

Esto incluye los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior, así como una gran cantidad de hoteles, como la cadena cubana de establecimientos turísticos Gaviota e instalaciones de ese grupo, como el Meliá Marina Varadero, gestionado por una empresa española.

La medida es un golpe duro contra los intentos de las autoridades cubanas para atraer más inversión extranjera y podría perjudicar a algunas compañías estadounidenses que han comenzado a invertir en la Isla tras el deshielo diplomático que inició el expresidente Barack Obama.



Desde su creación en 1996, el título III de la ley Helms-Burton ha sido suspendido por todos los Gobiernos de EE UU cada seis meses; pero, en enero, cuando tocaba prorrogar esta situación, el Gobierno de Donald Trump disparó todas las alarmas al renovar la suspensión por 45 días en lugar de los habituales seis meses.

Este lunes Washington ha renovado la suspensión por solo 30 días, hasta el 17 de abril, pero ha decidido crear algunas excepciones y aplicar desde ahora el título III de la Helms Burton a algunas empresas.

Este paso de Donald Trump es una clara amenaza al régimen de Diaz Canel y Raul Castro, por la inseguridad financiera que establece para quienes están pensando o tramitando negocios con el Partido Comunista. También así para las empresas españolas y canadienses  que ya tienen inversiones en Cuba.

Con Información de La Patilla.

Comentarios