Una campaña con sentido

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Exhortamos a los cubanos y a los europeos libres
a que envíen correos a la Presidencia de la Unión Europea
rogando la sustitución de España
como responsable de la posición común hacia Cuba
de la Unión Europea

sg-web-president@ec.europa.eu

LA UNION EUROPEA
DEBE DE INMEDIATO
SUSTITUIR A ESPAÑA
COMO INTERLOCUTOR
DE LA POLITICA HACIA CUBA

Editorial
La Nueva Cuba
Mayo 13, 2007

Con la Presidencia Alemana, los cambios políticos en Francia y en el Reino Unido, quizás exista oportunidad alguna de que la Unión Europea proceda con inteligencia y sensibilidad en favor de los derechos humanos en Cuba. Es la hora de sustituir a España ante la Unión Europea como “autoridad” a la hora de aconsejar sobre los asuntos de Cuba y la política de la UE hacia el régimen de La Habana.

La desatinada y catastrófica decisión de La Moncloa de enviar a Cuba a su Ministro de Relaciones Exteriores, para llevar a cabo sólo una misión innoble, ha hecho evidente hasta la saciedad lo que aún algunos confunden como aparente ineptitud y que no es otra cosa que una militante complicidad del gobierno español con la dictadura de La Habana.

La misión fue un éxito porque su propósito era prostituirse con los escanercedores de las libertades en Cuba en vista a la sucesión del poder. Se trataba simplemente de dinero y más dinero. Mano de obra de trabajo esclavo. Salarios miserables en una nación donde la clase obrera y campesina carece de derechos sindicales.

Una bofetada más en el rostro de Cuba. Ante los ojos del mundo, La Moncloa ha pervertido el vínculo de España como Madre para presentárnosla como una ramera irrespetuosa e impúdica. Pobre Cuba y pobre España de nuestros abuelos.

Madrid ha demostrado sin tapujos y sin ambages, donde está su corazón, que no reside por supuesto en un compromiso serio con el cumplimiento de los derechos humanos en Cuba, sino en consolidar y asegurar sus mórbidas, retorcidas, ambiciones económicas.

Recordemos aquella conferencia de prensa, ya célebre por siempre en la historia de las relaciones española-cubanas, en que un enmudecido ministro español de exteriores escuchó sin réplica alguna, como si se tratara de uno más de los criadillos de la dictadura, las declaraciones de un indigno ujier del régimen que se desempeña bajo el título de canciller de Cuba.

Permitir ese Ministro español, innombrado e innombrable, que se le dijera en pleno rostro que el tema de los presos políticos cubanos no era parte del diálogo con España, ya que en la Isla no existían tales presos, sino “mercenarios”, fue un acto tan incalificable que el respeto por nuestros lectores no nos permite catalogarlo.

La Unión Europea debe de inmediato remover a España de su de facto oficio de interlocutor de los Asuntos Cubanos en la Unión Europea. España es parte y no árbitro. España es cómplice y no solidaria. Esa España deshonrada por granujas no puede representar los derechos del infortunado pueblo de Cuba.

Nada queremos con la España de los Zaldívar, de los Moratinos y de los Zapateros. No los queremos. No los necesitamos.

La cordura, la decencia y la mínima lógica indican que es Madrid quien se ha descalificado y que además ha mostrado con su conducta política que no puede representar, ni ser voz, ni ser abogada de los cubanos.

Exhortamos a los cubanos y a los europeos libres que envíen correos a la Presidencia de la Unión Europea rogando la sustitución de España como responsable de la posición común hacia Cuba de la Unión Europea

Comentarios

2 Responses

  1. Anónimo 11 años ago
  2. Karamchand 11 años ago