ULTIMA HORA

“Una rosa blanca en la tumba de Álvarez Guedes, una bala en el cerebro de Fidel Castro.” Esteban Fernández. #Cuba

Ante la muerte de Álvarez Guedes.
por Esteban Fernández

A cinco minutos de enterarme del fallecimiento del gran cómico cubano GUIILERMO ALVAREZ GUEDES vamos a comparlo con la momia (desgraciadamente viviente) Fidel Castro. Hoy, a dos semanas del próximo y último cumpleaños de la hiena voy a desarrollar un poquito este tema. Y no crean que es una labor fácil porque es como hacer comparaciones entre un ramo de rosas y un cubo de estiércol.

Mientras que uno ha derramado ríos de sangre y millones de lágrimas de las madres cubana, el otro nos ha deleitado y nos ha producido millones de momentos agradables.

¡Qué gran diferencia entre estos dos hombres! Uno fue el cubano genuino, el otro debió haberse arrastrado en forma de serpiente a miles de millas de Cuba.

Yo era todavía un muchachito y recuerdo mucho como me divertía verlo haciendo el papel de “el borracho de la televisión” en el “Cabaret Regalías” y con Rita Montaner en “Rita y Willy”. A Guillermo lo he disfrutado eternamente, a Fidel lo he despreciado casi desde que yo era un niño.

Guillermo Álvarez Guedes vivió admirado por el 99 por ciento de sus compatriotas. Hasta dentro de Cuba, donde se desconoce el pasado cubano y les ocultan la verdad, lo han querido y escuchado sus discos.

Fidel Castro es odiado por millones de cubanos, a Álvarez Guedes HOY LLORAMOS SU FALLECIMIENTO, al tirano les deseamos diariamente la muerte.

Uno fue extremadamente simpático, sólo tenía que decir dos palabras y ya nos orinabamos de la risa, el otro es un pesado, un pedante, que no sabe reír ni hacer reír a nadie.

Uno ha vivido decentemente, el otro tiene que ser cuidado por cientos de guardaespaldas a sus ordenes. Álvarez Guedes fue una gloria de Cuba, Fidel Castro es la desgracia de Cuba.

La voz de Guillermo Álvarez Guedes nos hizo sentir felices, la verborrea y las diatribas, y las mentiras, de Castro nos producen (desde hace casi 55 años) ganas de vomitar, asco, repugnancia y náuseas. Guillermo Álvarez Guedes nunca se vio en la necesidad de mentirnos a los cubanos, Fidel nunca nos ha dicho una sola verdad.

Guillermo Álvarez Guedes estará en una lista gloriosa que incluye a Rolando Ochoa, Jesús Alvariño, Alberto Garrido, Leopoldo Fernández, Rosendo Rosell, Aníbal de Mar, el Chino Wong, y Fidel está en la lista negra de los Stalin, Mao, Calígula, Nerón.

A Guillermo Álvarez Guedes lo identificamos con carcajadas, a Fidel Castro Ruz con hambre, libreta de racionamiento, cárceles, mártires, Comités de Chivatos, represión y  torturas.

A Guillermo Álvarez Guedes deseabamos correr a su encuentro y estrecharle la mano y darle un fuerte abrazo y darle las gracias por décadas de darnos alegrías. A Fidel Castro deseamos matarlo, después ahorcarlo, y acto seguido llevarlo arrastrado a la guillotina y para terminar tirar su cuerpo a las pirañas.

Una rosa blanca en la tumba de Álvarez Guedes, una bala en el cerebro de Fidel Castro.
Álvarez Guedes fue conocido por su gracia, Fidel Castro por su paredón ensangrentado tras miles de fusilamientos.

Guillermo Álvarez Guedes enalteció a Cuba, Fidel ha destruido a Cuba. Álvarez Guedes fue un hijo ilustre de Cuba, Fidel Castro es un hijo de… perra.

Álvarez Guedes estará eternamente, en nuestros corazones. Castro Ruz debe estar en la mirilla del rifle de todo cubano. ¡Gracias a Dios por habernos dado a Guillermo Álvarez Guedes! Mientras Fidel simplemente debió ser un aborto de Lina.

Escuche a Guillermo Álvarez Guedes en Un americano en una fiesta de cubanos.

Amabilidad del autor.

¡Muchas Gracias Estebita!

Comentarios