(VIDEOS) Cubanos marcharon contra la violencia animal en la isla.


Este sábado ocurrió en La Habana una marcha contra la violencia animal. Algo sin precedentes en la historia de la isla. Cabe destacar que los asistentes también clamaron por un mundo sin violencia en general.
Algo que es de agradecer sobre todo en un país donde la violencia es el pan nuestro de cada día.



La policía en Cuba es violenta contra la juventud. La “Seguridad del estado” es violenta contra los opositores políticos. También los artistas se llevan su dosis de violencia por hacer arte crítico.

En un país donde los animales tienen derecho a protestar pero los humanos no ya es obvio que hay dictadura.

No obstante es un gran paso que esta marcha se haya dado. La sociedad civil cubana no esta acostumbrada a organizarse sin convocatoria del partido comunista. Que una marcha de esta magnitud ocurra con organización independiente y convocada por una joven de 21 años es una señal de esperanza.



La campaña por el #YoVotoNo que se generó a raíz del Referendo Constitucional de Febrero esta dando sus frutos.

Los cubanos han aprendido que se pueden organizar y que es un derecho hacerlo al margen de cualquier gobierno.

También se ha hecho latente que se pueden lograr cambios de esta manera.

El acceso a internet ha traído como consecuencia que los jóvenes de la isla conozcan de otras protestas parecidas. Saben ahora que en otros países es muy normal y frecuente que se organicen marchas de todo tipo.

Lo mismo para los derechos de una minoría que para cambiar una ley empresarial.
El flujo de información esta trayendo un desarrollo cívico que Cuba no ha conocido desde hace 60 anos.

El autorizo de la manifestación fue un suceso sin precedentes. El miércoles la joven cubana Beatriz del Carmen Hidalgo-Gato hizo público en redes sociales la carta del Consejo de Administración del municipio Plaza de la Revolución que daba permiso a la peregrinación.

Actualmente en Cuba no existe una Ley de Protección Animal, a pesar de ser un reclamo continuo de unas pocas instituciones y grupos activistas nacionales.


Comentarios